5 DIFERENCIAS ENTRE AVAL y FIADOR.


Anuncios

Cuando te obligas al pago de una cantidad al suscribir un pagaré, o, por otra parte, cuando celebras un contrato de arrendamiento, el acreedor de ambos supuestos puede garantizar el pago de una obligación mediante dos figuras jurídicas conocidas como FIADOR (CONTRATO DE FIANZA) y AVAL respectivamente; en ese contexto, ¿Por qué si a simple vista pareciera que su finalidad es garantizar una obligación, son diferentes?, bueno, aquí mismo te dejo 5 puntos de por qué esto es así:

  1.                    Me parece que la diferencia principal entre el FIADOR (FIANZA) y el AVAL, es sencillamente que no pertenecen a la misma rama del DERECHO, ya que la naturaleza de la figura conocida como FIADOR es de carácter meramente CIVIL; en tanto la figura del AVAL, su naturaleza corresponde estrictamente a la materia MERCANTIL.
  2.                    El AVAL es una figura que garantiza el pago, en parte o en su totalidad, del adeudo de quien se obligo principalmente para con el acreedor.
  3.                   Por otro lado, el FIADOR o FIANZA, es una figura jurídica que garantiza el cumplimiento de diversa obligación en virtud del obligado principal o deudor, si este último no cumple con dicha obligación.img_2523
  4.                   El AVAL,  únicamente se constituye de forma accesoria a aquel documento que contenga aparejada ejecución, mediante el que se obligó el deudor principal, y cuyo avalista se obliga y responde en igualdad de condiciones que el avalado. Un ejemplo destacado del AVAL, es el que comúnmente vemos en los pagarés, el aval de manera solidaria se obliga a cubrir el pago del importe del pagaré, en igualdad de condiciones que aquel que se obligó de manera principal. Por lo tanto, es valido el ejercicio de la acción cambiaría en contra del avalista, como del avalado.  El AVAL será valido siempre y cuando este sea especificado como tal en el documento y, en el caso en que este pague el documento, tendrá acción cambiaría en contra del avalado o suscriptor principal, es decir, quien funge como AVAL podrá requerir el pago de dicha obligación a su vez a quien fue el deudor principal.
  5. La FIANZA, a diferencia del AVAL, goza de beneficios de orden y excusión (salvo caso en contrario),  ya que el acreedor primero deberá de exigir el cumplimiento de la obligación al deudor principal, luego al fiador.

Bajo el rubro de AVAL EN LOS TITULOS DE CREDITO Y CONTRATOS DE FIANZA. DIFERENCIAS. Los Tribunales Colegiados de Circuito facilitaron este estudio relativo a las diferencias de las que versaron los 5 puntos anteriores:

Es cierto que existen algunas semejanzas entre el aval en los títulos de crédito y los contratos de fianza, esencialmente porque su finalidad es garantizar el cumplimiento de una diversa obligación, según se desprende de los artículos 109 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito y 2794 del Código Civil para el Distrito Federal, que es el aplicable de manera supletoria al primero de estos ordenamientos, y no el Código Civil Local. Sin embargo, conforme a los artículos 2797 y 2814 de ese código, la fianza se rige por el principio de que lo accesorio sigue la suerte de lo principal, por lo que la obligación del fiador depende de la validez de la que garantiza al acreedor, y salvo pacto en contrario, en observancia a los beneficios de orden y excusión de que disfruta el fiador, primero es exigible el cumplimiento al deudor principal, luego a aquél. Estas disposiciones no se adecúan a la naturaleza de los títulos de crédito, en los cuales, dado el principio de incorporación, que se consigna en los artículos 1o., 5o. y 111 de la ley de la materia, la garantía debe constar en el propio documento, y en consonancia con el principio de autonomía, que en el caso se plasmo en el numeral 114, la obligación contraída por el avalista es válida por sí sola, aun cuando no lo sea la que pretendió garantizarse y su cumplimiento puede exigirse en primer lugar al garante o avalista, sin que el tenedor tenga que reclamar en primer lugar el pago al obligado principal o suscriptor como quedó asentado con antelación. Estas son algunas de las diferencias primordiales entre ambas formas de garantía, que determinan la inaplicabilidad al aval de las reglas relativas a la fianza, y si bien es cierto que, de acuerdo con el artículo 116 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, la acción contra el avalista corre la suerte de la intentada contra el avalado, la recta interpretación de esta disposición conduce a estimar que es aplicable sólo cuando han sido demandados en el mismo procedimiento, ya que de otra manera se haría nugatorio el derecho del tenedor del documento, consignado en el artículo 154 de la misma ley, que le faculta a ejercitar la acción contra cualquiera de los obligados, en la inteligencia de que en caso de no obtener el pago, conserva expedita su acción contra los restantes. SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO DEL CUARTO CIRCUITO.
Amparo directo 553/84. Alfonso Araujo Alvarado. 16 de agosto de 1985. Unanimidad de votos. Ponente: Leonel Castillo González. Secretario: Patricio Gionzález-Loyola Pérez.

Espero que esto te haya sido de utilidad…

Síguenos en Facebook como El Marco Jurídico y en Instagram como @elmarcojuridico 

http://www.facebook.com/ElMarcoJuridico

http://www.instagram.com/elmarcojuridico

 

Anuncios

Un comentario sobre “5 DIFERENCIAS ENTRE AVAL y FIADOR.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s