¡Feliz día, Abogados!


Anuncios

La ley es poderosa, pero más poderosa es la necesidad…

Johann W. Goethe (1749-1832) Poeta y dramaturgo alemán.

Seamos indiferentes a la indiferencia.

Hoy podemos ponernos románticos, en el sentido estricto de aprovechar de este día como pretexto para concienciar a la comunidad jurídica, al menos, a título personal lo digo: podemos ver palpablemente, que los sectores mas vulnerables de nuestra sociedad son siempre el área más sedienta de justicia.

Con concienciar, no me refiero a que seamos convertidos en superman para salir a las calles y resolver los problemas de toda la gente, sino a que seamos indiferentes a la indiferencia. En la medida de nuestras posibilidades, seamos accesibles, para que el vulnerable tenga acceso a asesorías de calidad a un bajo o nulo precio.

Muchos dirán “yo no estudié tanto para dar asesorías gratis”, un punto de vista muy valido, por cierto. Pero con el hecho de extenderle la mano al semejante desvalido, no te convertirías en el Robin Hood, del litigio; te aseguro, mi hermano/a, que promesa de Dios es, que mientras menos amemos el dinero, Él proveerá más de lo que podemos imaginar.

Aprovechemos pues, de las herramientas que Dios nos dio, para servir a otros, dejemos de verle el rostro a la gente con el signo de pesos, para pasar a ver la necesidad en sus ojos. Asesoremos con amor, buscando tener la oportunidad de hacer la diferencia con independencia de a quien le entregamos nuestra consultoría. Defendamos con conmiseración, tal, como si lo hiciéramos a nosotros mismos. Probemos la injusticia con la verdad, como aquella luz que alumbra en el cuarto donde rebosan las tinieblas. Logremos por los vulnerables, la sentencia, que los injustos jamás les otorgarían sin algo a cambio.

Tú me dirás, bueno, Marco, y nosotros ¿¡que!?, a nosotros ¿quien nos ayuda?, a quien le importa: los desvelos; el arduo trabajo de estudio; las filas de horas y horas en la oficialía común; los malos tratos de servidores públicos en tribunales (no todos) y viceversa; el tiempo de espera de la “justicia pronta y expedita” para poder cobrar; los contrarios deshonestos y vendidos; los honestos afectados por el sistema corrupto, etc, etc.

Tal vez, nuestra profesión en ocasiones no es muy justa que digamos, a pesar de que nosotros perseguimos lo justo.

Sin embargo, considero, que sí personalmente persistimos en cada día, luchar por entregarle a Dios, con gratitud, la mejor versión posible de nosotros, para otorgar un honorable servicio a nuestra sociedad, en este caso, pensando en los más necesitados, ello logrará blanquecer la mancha más oscura de nuestros malos ratos.


Amigos, colegas y estudiantes, les extiendo un fuerte abrazo por la conmemoración de este día, que, tal como cualquier otra profesión, es dignísima de festejar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s