La SCJN resolvió que la infidelidad en el matrimonio no da lugar a una reparación del daño moral. #YaLoDijoLaCorte, pero ¿Qué disparates dice?


Para la Suprema Corte de Justicia de la Nación, cada vez, parece importarle menos la institución del matrimonio, pues en la reciente tesis, la cual hoy tengo el gusto (o disgusto) de comentar, sostuvo que la infidelidad en el matrimonio no da lugar a una reparación del daño, justificándose, ya como de costumbre, en el “derecho” al libre desarrollo de la personalidad. Cada quien haga lo que quiera, ese es el mensaje de la Primera Sala, la infidelidad ya no existe y es substituida por libertad sexual, la cual disfrazan bajo la frase que consiste en que: cada quien tiene la posibilidad de decidir autónomamente, sin coerción ni violencia y con consentimiento pleno, sobre las personas, situaciones, circunstancias y tiempos, en las cuales se quiere tener comportamientos eróticos-sexuales… (sic).


Tambien te recomiendo: Guarda y Custodia debe decidirse con base al interés superior del menor.


Mencionan “sin violencia”, yo me pregunto, quien ejerce la infidelidad ¿No ejerce violencia contra el afectado? sabemos que no es física, sino moral, psicológica. Cierto es que la libertad sexual de un individuo es un derecho personalísimo y consensuado, con independencia de si este está casado o no, por otro lado, considero que no menos cierto es que ello no es justificante para minimizar de tal manera la institución del matrimonio, que de plano ya no existen consecuencias jurídicas para el consorte que atenta en contra de la familia, con el pretexto: son libres de sus cuerpos y tienen libre decisión para utilizarlo con el fin del placer sexual, Jajaja. No hay duda que tiene más peso el egoísmo, que la fidelidad sexual como deber jurídico de carácter personalísimo y de caracter moral, del que este altísimo tribunal habla.

Anuncios

Reitero, el matrimonio no es importante, hace mucho tiempo que para muchos dejó de serlo, incluyendo a legisladores y a la SCJN, acaso ¿se les olvidó que la familia es la base de la sociedad?. La Suprema Corte estableció: que el matrimonio no otorga un derecho o un poder coactivo sobre el cuerpo y los actos del consorte en el ámbito sexual; lo cual es cierto; en el caso en concreto, objeto del análisis de la citada tesis, la cual espero hayas leído antes que este texto, la SCJN falló en favor de una persona que no solamente le fue infiel a su marido, sino que del producto de su infidelidad, nació una hija que no tiene vinculo biológico con el afectado, hecho que los culpables dolosamente le ocultaron por más de 20 años.

No me mal interprete apreciadísimo lector, soy consiente que cada quien puede hacer lo que quiere, con quien quiera; lo que no puedo superar, es que no existan consecuencias jurídicas para las personas que afectan a otro, en casos como este, donde únicamente les interesó velar por el individualismo y la “dignidad” de las personas que ellos mismos presumieron que su actuar fue doloso, y que a su vez, en su favor disculpan su manera de actuar, pues son libres sobre el ejercicio de su sexualidad, aun dentro del matrimonio, eso sí, asumiendo las consecuencias que traerá a la relación matrimonial el propio comportamiento, yo digo, si tales las están suprimiendo: ¿Cuales son entonces las consecuencias?

De un tiempo para acá, las resoluciones de la SCJN que tienen que ver con la moral del individuo, se la pasan justificándose en el libre “derecho” de la personalidad ¿No parecen disco rallado y que les da pereza resolver? Juzgue usted mismo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s