¿Estaría fundamentado un “toque de queda” en México por el Coronavirus?


Cuando era niño y leí por primera vez el artículo 29 de la Constitución, me imaginaba que sería ejercido por el gobierno en casos muy delicados, tal vez en alguna guerra. Bueno, es posible que esto pueda suceder y no precisamente por una guerra, pues a raíz de que los casos por COVID-19 (Coronavirus) en México han aumentado, y seguirán haciéndolo, el Estado, en pro de prevenir la seguridad y un contagio a escala mayúscula entre la población, a través del Presidente, con la aprobación del Congreso, tiene facultad de restringir o suspender en todo el país o en un lugar determinado el ejercicio de los derechos y las garantías que fuesen obstaculo para hacer frente rápida y fácilmente a la situación.

¿Donde se encuentra fundamentada la facultad para decretar “toque de queda”?

Anuncios

A la facultad del ejecutivo descrita anteriormente, tambien se le conoce como toque de queda, el cual consiste la prohibición o restricción, establecida por instituciones gubernamentales, de circular libremente por las calles de una ciudad y/o permanecer en lugares públicos, permaneciendo los habitantes únicamente en sus hogares (salvo excepciones de necesidad o urgencia). Así pues, su fundamento se encuentra establecido en el artículo 29 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el cual cito:


Artículo 29. En los casos de invasión, perturbación grave de la paz pública, o de cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligro o conflicto, solamente el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, con la aprobación del Congreso de la Unión o de la Comisión Permanente cuando aquel no estuviere reunido, podrá restringir o suspender en todo el país o en lugar determinado el ejercicio de los derechos y las garantías que fuesen obstáculo para hacer frente, rápida y fácilmente a la situación; pero deberá hacerlo por un tiempo limitado, por medio de prevenciones generales y sin que la restricción o suspensión se contraiga a determinada persona. Si la restricción o suspensión tuviese lugar hallándose el
Congreso reunido, éste concederá las autorizaciones que estime necesarias para que el Ejecutivo haga frente a la situación; pero si se verificase en tiempo de receso, se convocará de inmediato al Congreso para que las acuerde. Párrafo reformado DOF 10-02-2014.

En los decretos que se expidan, no podrá restringirse ni suspenderse el ejercicio de los derechos a la no discriminación, al reconocimiento de la personalidad jurídica, a la vida, a la integridad personal, a la protección a la familia, al nombre, a la nacionalidad; los derechos de la niñez; los derechos políticos; las libertades de pensamiento, conciencia y de profesar creencia religiosa alguna; el principio de legalidad y retroactividad; la prohibición de la pena de muerte; la prohibición de la esclavitud y la servidumbre; la prohibición de la desaparición forzada y la tortura; ni las garantías judiciales indispensables para la protección de tales derechos.

La restricción o suspensión del ejercicio de los derechos y garantías debe estar fundada y motivada en los términos establecidos por esta Constitución y ser proporcional al peligro a que se hace frente, observando en todo momento los principios de legalidad, racionalidad, proclamación, publicidad y no discriminación.

Cuando se ponga fin a la restricción o suspensión del ejercicio de los derechos y garantías, bien sea por cumplirse el plazo o porque así lo decrete el Congreso, todas las medidas legales y administrativas adoptadas durante su vigencia quedarán sin efecto de forma inmediata. El Ejecutivo no podrá hacer observaciones al decreto mediante el cual el Congreso revoque la restricción o suspensión.

Los decretos expedidos por el Ejecutivo durante la restricción o suspensión, serán revisados de oficio e inmediatamente por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la que deberá pronunciarse con la mayor prontitud sobre su constitucionalidad y validez.


Anuncios

Por ello que es importantísimo tomar en cuenta las indicaciones de las autoridades, no alarmarse y solamente que sea indispensable, evitar salir del hogar. El gobierno no puede hacer todo solo, considero que la población, en lugar de en pánico, debería de entrar en su casa y no salir. Solo el trabajo en equipo evitará que se propague el virus y en la medida de lo posible volveremos a la normalidad de nuestras vidas.

No a las Fake News.

Otro punto importante es verificar las fuentes de información que a diario absorbemos de los múltiples medios de comunicación existentes, sobre todo en las redes sociales. Con ello evitaremos propagar FakeNews, las cuales buscan desinformar alarmar y crear temor.

En estos casos debemos estar atentos a las indicaciones de las autoridades. Si vamos a verificar alguna información, post o publicación relacionada con el Coronavirus, es preciso primero verificar los que se hagan a través de las cuentas oficiales de los diferentes órganos de gobierno.

En caso de que se decrete “toque de queda”, ¿no existirán derechos?

Ojo no estoy diciendo que así terminaremos, el objetivo es informar.

En principio de cuentas, la determinación del Ejecutivo Federal, deberá estar fundada y motivada, es decir, que no será una decisión tomada a la ligera, deberá tener bases científicas y de salud pública. En todo caso, el Presidente y su gabinete deberá de trabajar en conjunto con las autoridades de salud, para determinar conforme pasen los días y la propagación del virus aumente.

Anuncios

Ahora bien, supongamos que en el peor de los casos determinen decretar el escenario establecido por el 29 Constitucional, no podrán restringirse el ejercicio de los derechos a la no discriminación, al reconocimiento de la personalidad jurídica, a la vida, a la integridad personal, a la protección a la familia, al nombre, a la nacionalidad; los derechos de la niñez; los derechos políticos; las libertades de pensamiento, conciencia y de profesar creencia religiosa alguna; el principio de legalidad y retroactividad; la prohibición de la pena de muerte; la prohibición de la esclavitud y la servidumbre; la prohibición de la desaparición forzada y la tortura; ni las garantías judiciales indispensables para la protección de tales derechos.

No obstante, el decreto sería tendiente en negar al ciudadano el derecho a salir a las calles a libertad, lo que quiere decir que podrán tomar medidas de apremio para obligar a los ciudadanos que no acaten, que pueden ser desde fuertes multas, hasta la privación de la libertad.

Para terminar me gustaría hacer énfasis en que aún está en nuestras manos hacer conciencia y tomar las medidas de salubridad individual y mantenernos en casa, para mitigar el aumento de contagios del COVID-19.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s