Me divorcie y tengo la Guarda y Custodia de mi menor hijo: ¿Puedo cambiar de domicilio sin tomar en cuenta al no custodio?


Licdo. Marco Antonio Mastache Espinosa

Una de las cuestiones más problemáticas con las que se enfrentan el padre o la madre que tiene al menor hijo bajo su custodia, es decidir qué medidas tomarán en la vida del menor, debido a que los intereses de ambos progenitores están ligados a los hijos, al menos mientras estos sean menores de edad no emancipados.

Análogamente, cabe entonces preguntarse, ¿puede el padre o la madre que tiene la custodia decidir unilateralmente el cambio de domicilio del hijo menor?

La respuesta es NO, la realidad del cambio de domicilio de los menores hijos es una cuestión que deben decidir ambos progenitores conjuntamente y de común acuerdo, puesto que los Padres son titulares de la patria potestad. Teniendo en cuenta que, ambos tienen derechos y obligaciones que conlleva a una responsabilidad como padres en el cuidado y la educación del hijo menor.

Anuncios

En ese sentido, el derecho de ambos padres está en decidir sobre las cuestiones relevantes en la vida de sus hijos menores, así como el lugar donde van a vivir habitualmente. Por ello, con independencia de quien tenga atribuida la custodia se requiere el consentimiento de ambos para adoptar la decisión del cambio de domicilio.

De tal suerte, que debemos tener en cuenta que ambos padres poseen la patria potestad sobre los hijos no emancipados, sin importar quién tenga atribuida la custodia.

Al respecto, el artículo 413 del Código Civil Federal, menciona que se ejerce “sobre la persona y los bienes”. Entonces podemos definir que es la potestad que se tiene sobre hijos menores de edad – incluyendo los hijos legalmente adoptados – hasta la mayoría de edad al cumplir dieciocho años.

Sin embargo, existen circunstancias en las cuales un padre o madre no pueden ejercer la patria potestad sobre sus hijos, como es el caso del fallecimiento o la pérdida de patria potestad que se consigue a través de una sentencia judicial. Y aun suponiendo, que el padre y la madre, pierdan la patria potestad, quedan sujetos a todos los deberes jurídicos que tienen para con sus hijos.

“¿Cómo? pero si yo tengo la custodia”

Tener la custodia de los hijos menores no implica tener más derechos sobre ellos ni un mayor poder de decisión. La custodia se refiere al cuidado personal del menor, el deber de vigilancia, la crianza, la educación y manutención.

Algunos de los principales deberes que se derivan de la custodia son los siguientes: inculcarle valores y principios; asegurar que el menor crezca en un ambiente sano en condiciones dignas y debidamente protegido; cuidar personal y permanentemente al menor de edad para garantizar su desarrollo integral, entre otros.

Anuncios

Conviene subrayar, por ejemplo, que todas las demás decisiones que sean relevantes para la vida y desarrollo de los hijos menores de edad, deben ser adoptadas de común acuerdo por ambos padres, y se debe tener en cuenta el principio del interés superior del menor, que imponen su observancia en la toma de decisiones concernientes a la infancia.

Si tiene la custodia con el menor de edad y quiere cambiar su domicilio, estos son los pasos a seguir:

Lo primero que debe hacer es comunicar al otro progenitor tu intención de cambiar de lugar de residencia, así como las razones que te llevan a ese cambio, por ejemplo, nuevo trabajo, volver a reencontrarte con la familia, se venció el contrato de renta, una nueva casa o pareja.

Cabe señalar que, la comunicación se debe hacer antes de que se produzca el cambio de residencia e informar al otro progenitor el deseo de trasladar su domicilio con el menor de edad.

¿Cómo se debe comunicar al otro el cambio de domicilio?

Lo puede hacer por los medios tecnológicos, por ejemplo, vía telefónica, correo electrónico, por mensaje, o por escrito, carta de intención o correo postal. Esto le servirá en caso de conflicto para demostrar que ha cumplido con la obligación de comunicar al otro, además, puede ser determinante para entender que ha habido consentimiento tácito al traslado, en caso de que el otro no se haya pronunciado al respecto, o que no haya hecho nada para impedir el cambio de domicilio.

2. Pedir el consentimiento del otro progenitor

En efecto, debe comunicar al otro progenitor no custodio, dónde trasladará su domicilio con el hijo menor, por lo que corresponde decidir a ambos padres. Por ello, el otro progenitor debe consentir el cambio.

Sin embargo, no se exige que el consentimiento sea expreso, esto es, no es necesario que se pronuncie afirmativamente sobre el cambio de residencia del menor o que diga que si acepta, sino que bastará con que no se oponga.

Se entenderá que existe consentimiento tácito cuando el padre o madre que no tiene la custodia, tenga conocimiento de la intención del cambio de domicilio. Lo relevante es que el progenitor conozca la intención de dicho cambio, al mismo tiempo tenga la información y no haga nada para impedirlo.

Lo anterior, es fácil de comprender, porque se entenderá que existe consentimiento cuando el padre o madre que no tiene la custodia realice cualquier otro acto concluyente que implique que era consciente del cambio de domicilio y lo consintió.

Anuncios

La idea es que, cuando se comporte de una manera que indique claramente que sabía que iba a producirse el cambio de residencia o que se ha producido y no hizo nada para impedirlo e incluso lo “aceptó”. Verbigracia, ir a recoger o dejar al menor hijo en el nuevo domicilio.

¿Y qué pasa si no nos ponemos de acuerdo? ¿Ya no podré mudarme?

Cuando los padres no consiguen ponerse de acuerdo, lo que ocurre en no pocos casos, cualquiera de ellos puede acudir al Juez de lo Familiar a fin de que resuelva la controversia. Incluso podrá acudir con el menor para considerar su opinión y preferencia para la toma de decisiones que les conciernan de manera directa conforme a su edad, desarrollo evolutivo, cognoscitivo y madurez.

Anuncios

También podrá acudir al Juez el hijo menor de edad, en caso de no estar de acuerdo con el cambio de domicilio y ser lo suficientemente maduro. Evidentemente no va a acudir al Juez un niño menor de 7 años, pero sí podría hacerlo, por ejemplo, uno de 8 años.

3. Pedir autorización Judicial

Si no consigues la autorización de tu ex pareja para mudarte con tu hijo solo te quedará pedir autorización al Juez. El juez, los citará a ambos para qué cada uno expongan sus razones, así como a su hijo que también podrá tenerse en cuenta para conocer su opinión cuando se considere que tiene madurez suficiente.

El Juez, una vez oídos a los padres y teniendo en cuenta los deseos del menor hijo, valorará las distintas circunstancias en juego y las opiniones de las partes y decidirá a cuál de los dos progenitores le concede la facultad de tomar la decisión.

Para concluir, es importante destacar que el Juez no decide sobre el cambio de domicilio del niño o niña, sino que simplemente concede a uno de los padres la facultad de tomar la decisión, sin necesidad de contar con el consentimiento del otro.

CONTACTA CON NOSOTROS EN:

correo: safe.abogados.soluciones@gmail.com

Facebook: Safe Abogados Soluciones

Celular: 777 250 5454 o 777 254 2887

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s